Un helado que se convierte en juguete después de comerlo, el ice cream cup bobblers tiene como idea ser una mascota diferente con la que los niños pueden divertirse mientras comen y después.