El éxito de la paleta Drácula entre la generación X y millennial tiene que ver con que evoca vivencias pasadas y genera un vínculo emocional genuino, que induce a la compra. A esto se le conoce como ‘marketing de nostalgia’, que, como su nombre lo indica, genera una idealización del pasado, conectada a recuerdos de la juventud, que llevan a que los consumidores adquieran el producto.

¡Conoce por qué la paleta Drácula ha sido todo un éxito!